Beber na Coruña (1903)

Qué pedía un coruñés nunha tasca no ano 1900? Un artigo do xornal El Noroeste de xuño de 1903 desvélanos a preferencias dos clientes das tendas coruñesas.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Varían mucho los artículos que se consumen en las tabernas coruñesas.
El vino, Castilla ó Rivero, tiene formidables competidores en la caña, la ginebra o el anís.
Hace algunos años que se expende cerveza de barril, pero esta bebida tiene pocos prosélitos, y la mayor parte la beben después de haber abierto boca con algunos vasos de vino.
Las antiguas denominaciones de chiquita y vaso han cedido el puesto al tecnicismo moderno, y se llaman ahora dieces y quinces, por alusión al número de céntimos que cuesta cada medida.
El vino del Rivero, por excepción, no se sirve en vasos, sino en tazas, porque dicen los sportsmen que en esos recipientes sabe mejor, afirmación que no osamos contradecir por venir de labios y paladares tan autorizados.
El anís se vende por copas á cinco céntimos, y es bastante malo el pobre.
La caña también está sujeta á esa medida, y al cuarterón o pucheiro, que es el doble.
La ginebra se vende igualmente por copas, y todos estos líquidos son los preferidos para “tomar la mañana”, sin que falten quienes lo hagan con vino blanco, so pretexto de “ser más digerible” y de preparar mejor el estómago para posteriores libaciones.
Suelen hacerse, por extremado refinamiento, combinaciones de bebidas, que tienen muchos partidarios. Por ejemplo: con caña y un vino dulce, a partes iguales se hace un brebaje de bastante aceptación; otros mezclan el vino o la ginebra con agua de Seltz, y finalmente hay muchos sibaritas que mezclan dos clases de vino en diversas proporciones, haciendo lo que llaman los técnicos una angelita.
Como combinaciones de otra índole dignas de pasar a la historia hay que citar los vasitos de vino blanco con unas aceitunas dentro (lamparillas) o un huevo crudo (faroles), que tienen muchos admiradores.
Gasto de comestible á compas del de bebida, se hace poco. Tal cual rajilla de salchichón o media docena de aceitunas, y nada más. Nuestros bebedores con gentes muy frugales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s