Biografías coruñesas: O negro José

O 15 de outubro de 1902 mentres unha máquina de tren maniobraba no paso a nivel da Gaiteira un home atravesou a vía. A maquina enganchoulle a perna e o arrastrou uns metros, foi rescatado e levado ao Hospital  onde morreu en cuestión de minutos. A víctima chamábase José Antonio e era moi coñecido na cidade por que daquela na Coruña non había moita xente de cor. O xornal El Noroeste (16 de outubro de 1902) contaba así sua historia:

Quién era el muerto

El infeliz sujeto a quien nos referimos es una desgraciado negro que recorría las calles de la población, miserablemente vestido y lleno de hambre.

Se embriagaba alguna que otra vez y se cree que ayer debía de hallarse ebrio.

Era muy conocido en la población: los chicos se divertían con él y jamás tuvo para ninguno ni una mala frase, ni un mal gesto.

Vivía de la caridad pública.

Se llamaba José, sin que se conozcan sus apellidos.

Había nacido en San Vicente de Cabo Verde, y fue llevado de allí por un empresario para ser exhibido con otros de su raza en la Exposición de París, como “salvajes del África cazados a lazo (¡) por unos exploradores.”

En la capital de Francia fue José abandonado por su explorador.

Más tarde otro empresario lo presentó en la Coruña como tal salvaje, exhibiéndolo en una casa de la calle del Arco, encerrado en una jaula de hierro, sin más vestuario que un calzoncillo de baño y con unos enormes pendientes de metal en la orejas y en la nariz.

En estas exhibiciones comía el desgraciado negro unos trozos de carne cruda, doblaba con las manos un hierro candente sobre el que apoyaba los piés descalzos, bramando fuertemente como una fiera e infundiendo terror a las mujeres y a los chicos que no estaban en el secreto.

A los pocos días de estar en la Coruña lo abandonó también su nuevo empresario y aquí se quedó el asendereado negro.

Este verano lo tuvo empleado el industrial D. Lino Pérez, moviendo a brazo un “Tio vivo” que había establecido en el balneario de Riazor.

Después entró a servir en las fábrica de cerveza que el Sr. Merkel posée en la Gaiteira.

Las pescaderas obsequiábanle a veces con sardinas, que él comía crudas.

Al ser arrollado ayer por el tres llevaba el infeliz una mano vendada con un pañuelo blanco, cubriendo una pequeña herida.

Pero parece ca sua andaina non foi tan internacional e a presencia na Exposición Universal de París foi unha distinción que empregaron moitos espectáculos estiveran ou non alí. Polo que conta o xornal pontevedrés  La Correspondencia Gallega  (18 outubro de 1902) a xénese da sua actuación estaba en Vigo e Pontevedra:

Su vida ha sido muy accidentada. Hace años estaba ocupado en unas carboneras de Cabo Verde. Desde allí obtuvo plaza a bordo de un buque en donde le conoció un portugués aprovechado.

Desembarcados ambos en Vigo, el portugués mandó construir una jaula e hizo poner en cueros vivos a José Antonio adornado con un faldellín, unas plumas en la cabeza y unos enormes aros en la nariz y orejas.

Le senseñó a rugir de un modo horrible, a comer carne cruda y a coger barras de hierro puestas al rojo vivo, previas unas unturas de cierta pasta.

Así en calidad de salvaje capturado en las selvas de África, lo exhibió en un bajo de la plaza de la Herrería de Pontevedra y en otros pueblos de la región.

O recoñecemento do corpo foi feito por D. Lino Pérez e otro negro o mulato, amigo del desdichado Jose dos que esperábase que poideran dar mais datos sobre o finado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s