O fin do San Xoán

Novas soltas na prensa galega entre 1892 e 1925 sobre a celebración de San Xoán. O primeiro e unha petición de prohibila, por “añeja” e polos problemas que provoca os veciños. Pasamos a longa noite de pedra  (1902, 1909 y 1925) segundo os xornais coruñeses. Unha petición para levar a xuizo os que queimaron as portas da casa dun veciño na lumerada (1910) e uns rapaces detidos por apropiarse dunha trabe para queimar (1925) completan a escolma.

 

1892. Algúns xornais piden a prohibición das lumeradas de San Xoan por ser un costume vello e por ser unha lata para os veciños.

GALICIANA DIGITAL   Eco de Galicia diario de la tarde   Num. 1801  14 05...Algunas personas que tienen huertas de su propiedad ó en arriendo en las inmediaciones del Carmen, en Pousadela y Abuin, se nos quejan de que varias turbas de chiquillos, en su afan de reunir combustible para las tradicionales fogatas con que en las afueras de la población se festeja la víspera de San Juan, tomen por asalto aquéllas, llevándose cuantos tallos secos de verdura hallan a mano, destruyendo á la vez los plantíos y dejando en mal estado los muros que cercan las referidas huertas.

Como este abuso nos parece incorregible —pues para ello sería necesario un agente de la autoridad en cada finca,—creemos que lo más acertado sería que el señor alcalde prohibiese las hogueras en la indicada noche, así como en la víspera do San Pedro, consiguiendo así, no sólo desterrar tan añeja costumbre, sino también dejar á salvo los particulares intereses de sus convecinos.

El Eco de Galicia: diario de la tarde
1892 maio 14

1902. En Coruña prohíbense as lumeradas pero grupos de cativos saltan prohibicións e lume. Cando os municipais apagan unha nun lugar acendese outra preto.

Biblioteca Virtual de Prensa Historica    El Noroeste    Año VII Número 1859  24 06 1902 ...La víspera de San Juan
La tradición no se pierde… ¡qué se ha de perder! Ayer, digan lo quo quieran los municipales, hubo sus hogueras muy cucas en el Campo de la Leña, en la Estrada, en algunas calles de la Ciudad Vieja y en otras de la Pescadería.

Grupos nutridos de chiquillos cuidaban el fuego como si fuesen propiamente vestales. Lo malo era que llegaba á lo mejor un municipal y deshacía la hoguera, que no tardaba en volver á avivarse y a tener a su alrededor una infinidad de gente menuda que saltaba con destreza por encima de ellas… y de las ordenazas municipales.

Murgas, hubo muchas por esas calles de Dios; bastante desafinadas, eso sí, pero para lo que ganan los distinguidos profesores que las forman…

Una de ellas ejecutaba una habanera obligada de trombón, que llevaba el canto en una de las partes, que hay que reirse de las cargas de la Guardia civil en las Ramblas cuando estuvo anteayer Canalejas en Barcelona.

En el Campo de la Leña hubo su miaja de verbena.

En la calle de Panaderas se colocaron varias lámparas de arco voltaico, y otras pocas en la acera de dicho Campo, frence a la fuente.

Había dos ó tres puestos de bebidas y una música popular que presentó un completo repertorio de bailables, no muy nuevos que digamos, pero muy llamativo y muy invitador á danzar.

Hubo bombas, cohetes de luces y de silbato, algunas curdas reconcentradas y otras de triple expansión, y á Dios gracias no hubo que lamentar cosa mayor.

Durante la madrugada, recorrieron las calles algunos jóvenes con guitarras y acordeones, estuvieron abiertas algunas tabernas hasta las mil y quinientas, y esta fué, salvo error ú omisión, la víspera de San Juan en la Coruña.

El Noroeste
1902 xunio 24

1909. A gran verbena do Campo da Leña esvaeceu, resisten as pequenas festas nos barrios do entorno (Panadeiras, A Torre, etc.)

Biblioteca Virtual de Prensa Historica    El Noroeste    Año XIV Número 4989  24 06 1909 ...La noche de San Juan

El viento frio y desagradable que anoche se dejaba sentir, sobre todo en los barrios altos, no fué obstáculo para que las calles estuviesen animadísimas.

Había verbena en la de Panaderas, en la de la Torre y en la del Progreso y la gente quiso disfrutar de la diversión.

¡Pero qué verbonas! De aquellas clásicas del Campo de la Leña que recordamos los que aun no somos viejos no queda absolutamente nada.

Anoche el Campo estaba casi á oscuras, sin puestos de rosquillas, sin «madamas de fuego», sin músicas ni bailes.

En cambio tres pianos de manubrio distribuidos en la calle de Panaderas repetían el Canta vagabundo y Las bribonas con monotonia irresistible, y cuatro focos eléctricos sustituian á los farolillos do papel, encanto de estas fiestas populares. Una casa, la del vicario, ostentaba colgaduras y dos enormes farolones apagados, y en el centro de la amplia via otro gran farol pintado anunciaba una casa de máquinas do coser.

En la calle de la Torre, limitada en sus dos extremos por arcos de follaje, hileras de banderolas y farolillos de colores constituían todo el adorno. No hacía mal el conjunto, pero resultaba pobre la iluminación. Una banda de música encajonada en un templete rodeado de percalina daba al viento polkas, mazurkas y danzas.

Lo mejor sin duda alguna de todo el barrio era la calle del Progreso. Como es estrecha y larga, la combinacion de farolillos, colocados con profusión y arte, resultaba de un excelente efecto. Fué el único sitio en que se bailo, sin duda porque como se trata de una calle un tanto extraviada no había temor de broncas ni otros excesos. El organillo fué el encargado de amenizar esta fiesta.

Abundaron las hogueras en la calle del Hospital, en la de San Juan y en algunas otras, hogueras modestas, sin pretensiones, por sobre las que saltaban algunos chiquillos y mujeres que querían recordar los buenos tiempos de su mocedad… y no hubo más.

La noche fué, en suma, de alegría, de animación y de bullanga. El barrio estuvo concurridísimo, y le gente echo de sobra, y hasta lamentó que se toleren, unos cohetes infantiles que hacen más daño que el baile: como que con ello se corre el riesgo de perder un ojo porque no estallan en el aire sino contra las personas.

De los otros, de los de lucería, se hizo derroche, y se elevaron además infinidad de globos de todas clases, formas y colores.

Las Juanitas y los Juanes fueron atormentados con serenatas por las consabidas murgas. Hubo también plétora do rondallas y orfeones.

El Noroeste
1909 xunio 24

1910. Unha sociedade de seguros ganadeira de Pastoriza acorda o auxilio a un socio o que lle queimaron as portas da casa en pública hoguera la noche de San Juan.

Biblioteca Virtual de Prensa Historica    El Noroeste    Año XV Número 5418  18 09 1910   Imágenes...La Sociedad de seguros del ganado establecida en Pastoriza con un capital de 77.085 pesetas, ha ingresado en la Sociedad general de Agricultura, formando desde ahora una dependencia de ésta.

En su reunión celebrada últimamente, una y otra colectividad han acordado prestar el apoyo que solicitó el compañero Manuel Couto Pombo para perseguir judicialmente a los que arrancaron tres puertas de las habitaciones de su casa y las quemaron en pública hoguera la noche de San Juan.

El Noroeste
1910 setembro 18

Actualización (25/07/2018): Leo nos Ritos y creencias gallegas de Xesús Taboada Chivite que roubar a leña e elementos das leiras (cancelas, etc.) era parte da tradición nalgúns lugares.

Ritos y creencias gallegas - Xesús Taboada Chivite
Ritos y creencias gallegas – Xesús Taboada Chivite
Ritos y creencias gallegas - Xesús Taboada Chivite
Ritos y creencias gallegas – Xesús Taboada Chivite

1922. A crisis económica, a carestía e que as vellas tradición están morrendo son as causas para o xornal Acción Coruñesa das poucas celebracións do San Xoan na Coruña. Resisten As Atochas e a rúa da Torre.

lanochedesanjuanDe estos y otros tiempos.
LA NOCHE DE SAN JUAN.
Hace algunos años, por la clásica fiesta de San Juan, jóvenes y viejos sabían parrandear gallardamente.
En todos los barrios, desde el más rico al más humilde, se encendía la tradicional fogata, inmensa obsesión de los rapaces, que entablaban competencias inauditas, y desde muchos dias antes de la fiésta reunían en un desván o en el patío las sillas rotas, los toneles vacíos, los cajones desportillados, todo cuanto pudiera contribuir el mayor esplendor de la clásica hoguera a cuyo resplandor había de pasarse aquella noche de jarana y bureo.

Sobre todo el alegre barrio de Santo Tomás echaba el rosto. Sus moradores andaban a la puja de habilidad y buen humor. Hasta los viejos cáncamos, que durante el año estuvieron sumisos en letárgico sopor como si no supieran más que fumar en sus mugrientas pipas ahumadas, despertaban y animábanse al maravilloso conjuro de la tradición y ayudaban a preparar el festejo, reportando banderolas, poniendo cabos de vela en los farolillos venecianos—sustituidos hoy con notorio mal gusto por los focos de arco voltáico—y atando ramos de acacias y laurel para el arco triunfal.

Mas tarde, allá en el apogeo de la fiesta, también tomaban parte en lo de trasegar al gaznate unas copas de “resolio” o el vino de unos pletóricos pellejos, que poco a poco iban trocándose en harapos flácidos y rugosos ante las recias acometidas de los verbeneros.

El morapio producía sus efectos y a media noche había siempre, como condimento indispensable de la fiesta unos cachetes y unas alarmas que pasaban presto.

Los ancianos comenzaban a recordar canciones de la época en que sirvieron al rey, y con los ojos chispeantes y animados, las entonaban en medio de la calle con una voz cascada y aguardentosa.

Las comadres admirábanse de aquel súbdito revivir y comentaban picarescas.
-¡Ay miña filla! ¡E ti ves hoxe o señor Venancio!
-¡Haiche o demo!

Los chiquillos saltaban regocijados sobre el fuego y las niñas jugaban al corro hasta cansarse.

Era una fiesta típica, inconfundible, con algo de sabor pagano en medio de su cristiano origen, esta fiesta del Bautista. Tenía una fragancia extraña, especialísima.

En la aldea, en el campo, aún aparece llena de sujestivas supersticiones y ritos de sabor primitivo.

En la ciudad, ya nada, hace años, las gentes se retiraban a las doce para echar un huevo en un vaso de agua y leer en los arabescos y raros dibujos que formaban la clara una predicción del porvenir.

Todas las casas estaban aromadas por un delicioso olor campestre: Aroma de rosas de albahaca, de malva, de romero, de tomillo, de hierba luisa, que amalgamadas en un ramo comprabamos por la mañana en el atrio da San Nicolás que despues, ya seco, permanecería durante el año colgado en un rincón del hogar para ahuyentar el maleficio de las brujas.

Todo eso desapareció.

Ya estos últimos años sólo en las Atochas y en la calle de la Torre, unos farolillos tímidos oscilaban entre unas banderas despintadas, unas parejas danzaban al son de un organillo callejero. De cuando en cuando un cohete anémico daba un estallido bufo. Ni un borracho hablador, ni una juerga, ni una bronca…

Unos muchachos saltaban una hoguera mezquina. Luego, atediados, desparramaban los leños con el pié. Lo mismo ha sucedido este año. Ya ni curiosidad sentimos por ver las fogatas.

Así va muriendo la pintoresca noche de San Juan, tan bulliciosa y algarera, con su sabor de paganía.

Aquellas gentes ingenuas y deliciosas que antes echaban a la hora de las evocaciones, a las doce en punto, un huevo al agua para leer el destino, hoy excépticas se guardan el huevo tranquilamente para comerlo estrellado.

Es la carestía de las subsistencias que le da la puntilla a la poética tradición.

El Observador

Acción coruñesa
26 xunio 1922

1925. Esto arde toda a noite. Os tristes dan a tradición por morta mentres catro rapaces son detidos en Catro Camiños cunha trabe de madeira da que se apropiaron no Corralón da Gaiteira.

Biblioteca Virtual de Prensa Historica    El Orzán   diario independiente    Año VIII Número 2215...Fueron detenidos ayer en los Cuatro Caminos los muchachos de 17 y 18 años Angel Precedo Santin, José Anido Gómez, Fernando Rodriguez Landin y Julio Gómez Roibal. Estos llevaban a hombros una viga de madera que había hurtado del Corralón de la Gaiteira, con el propósito de quemarla por la noche en una hoguera.

El Orzán : diario independiente
1925 xunio 24

Imaxe Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s